Mon01

Cómo instalar un grifo de jardín paso a paso

Creado por Branding en July 01, 2019 en Fontanería, Tuberías y accesorios | 1 comentarios

Regar el césped del jardín o las plantas, limpiar las herramientas, limpiar el coche… las utilidades de un grifo de jardín son muchas. Este elemento nos ofrece mucha versatilidad y requiere de una instalación sencilla, que podemos hacer si conocemos los pasos a seguir durante el proceso. Con una sencillas herramientas, contaremos con un grifo de jardín para muchos años en perfectas condiciones de uso.

irene-davila-O1PHdGGcljQ-unsplash

 

La instalación del grifo de jardín con placa de pared

  1. Elección del lugar adecuado.

Antes de comenzar la instalación, se debe elegir el lugar en el que se quiere instalar el grifo, teniendo en cuenta que la tubería tendrá que atravesar la pared. Es recomendable instalarlo en un lugar práctico, de fácil acceso, pero alejado de posibles zonas de peligro, como bases de enchufe. La instalación del grifo puede ser empotrada o en superficie. Los accesorios para sacar la toma para el grifo pueden ser del tipo compresión para conectar fácilmente la tubería, para tubería de polietileno (normalmente de color negro) se emplea un accesorio solo válido para polietileno(Pag 189 catálogo), por otro lado para multicapa y pex se emplean accesorios específicos para este tipo de tuberías (Pag 181 catálogo) , también se dispone de elementos de compresión específicos para la tubería de cobre.

  1. Cortar el suministro de agua y la tubería de alimentación.

Cerraremos la válvula de paso principal, abriremos toda las de alimentación y esperaremos hasta que las tuberías se vacíen. Localizamos el lugar de la tubería de alimentación donde desea. Se inserta el racor en forma de T para conectar el grifo exterior en el lugar de la tubería que hayamos seleccionado. Después se secciona la tubería de alimentación con un cortatubos y se quita un tramo de unos 2 cm. Con una lija seca se liman los extremos.

  1. Conexión de las tuberías.

Los conectores de compresión permiten unir tuberías de cobre con facilidad. Estos conectores, de distintos tipos y formas, pueden tener varios diámetros y codos o racores en T como adaptadores. (se procedería de manera similar para instalar los accesorios de tuberías plásticas, pero pasando un calibrador, sin lijar)

   4. Apretado de las tuercas.

Es habitual que una sola vuelta de tuerca con la llave correcta sea suficiente para lograr un buen ajuste.

  1. Instalar la base de fijación sobre la que roscar la válvula, fijándola a la pared mediante tacos y tornillos.
  2. Utilizamos cinta de teflón para envolver la rosca del grifo.

Será suficiente con 3 vueltas realizadas en el sentido de las agujas del reloj). A continuación ya podemos situar el grifo en la placa de pared.

 

-Quizás te interese: Grifo de jardín: Qué debemos tener en cuenta para su instalación-

 

La instalación con montaje embutido en la pared

Si preferimos realizar la instalación de un grifo para riego con montaje embutido en la pared, conseguiremos una mayor protección para el dispositivo. Debemos conseguir que el herraje embutido se introduzca de manera plana y que quede bien encajado en la pared. Para ello retiraremos la mampostería que necesitemos alrededor de la conducción, algo que podemos hacer ayudándonos de un cincel.

Con cemento podemos fijar el herraje a la misma pared. A continuación será el momento de envolver con cinta de teflón la rosca del grifo y de fijar el grifo en el herraje. Por último, ya podemos comprobar que el funcionamiento es el correcto, y que no se producen fugas, abriendo la válvula principal de paso de agua y activando el mecanismo.

 

Recomendaciones de sujeción y mantenimiento

Durante la instalación de la válvula se aconseja sujetar la llave por el extremo hexagonal de conexión, en ningún caso por la parte central de la válvula o por el cuello de la misma. De esta manera se evitan deformaciones en los componentes internos.

La máxima duración de la válvula se logra con el obturador en posición de cerrado o completamente abierto. Las posiciones intermedias por periodos prolongados de tiempo pueden acortan su vida útil. Una frecuencia recomendada es la de realizar al menos una maniobra de apertura y cierre de la válvula cada 3 meses. Esta frecuencia debe ser mayor para aguas duras.

 

Nuevo llamado a la acción