Tue04

Importancia de los detentores en el radiador de las viviendas

Creado por Branding en June 04, 2019 en Calefacción | 0 comentarios

El detentor es una válvula que se coloca en uno de los extremos inferiores del radiador, con varias funciones clave para el buen funcionamiento de este elemento y de todo el sistema de calefacción de una vivienda. Su principal utilidad es la de evitar las pérdidas de agua, aunque, como veremos, tiene también otras funcionalidades. Descubre la importancia de los detentores y sus principales características para tener un conocimiento más completo a la hora de trabajar con ellos.

18778

Función de los detentores

Cuando se realizan labores de mantenimiento de los sistemas de calefacción y de los radiadores, o cuando se sustituyen éstos por otros nuevos, se manipulan los detentores para asegurar que se cerrará el flujo de agua y se podrá trabajar con facilidad y de manera segura.

Quizás te interese: Componentes para la instalación de calefacción en una vivienda -

Las dos principales funcionalidades que tienen los detentores son las de administrar la entrada de agua en cada radiador y la de impedir la entrada de agua en éste. En ocasiones, el exceso de caudal en un radiador puede ocasionar un ruido excesivo. En otras, no deseamos disponer del mismo calor en unas habitaciones que en otras. En ambos casos es muy útil poder regular el volumen de agua que pasa por cada radiador, algo que con los detentores puede realizarse de manera sencilla. Incluso, si por ejemplo tenemos una habitación en la casa que no se utiliza, y así lo queremos, podemos aislar su radiador del total de la instalación, evitando incurrir en un gasto de calefacción innecesario.


Regulación precisa

En circuitos de distribución compleja, o que tienen varias alturas, ocurre en ocasiones que aquellos radiadores que se localizan a mayor distancia de la caldera reciben el agua más fría que los que se encuentran más cercanos a ella. Los detentores pueden solventar esta incidencia gracias a su regulación.


Equilibrado de la instalación

Por otra parte, si hay que reparar o modificar el lugar en el que se encuentra el radiador, se usa el detentor para impedir que entre agua en él. Este bloqueo es total. Como resultado de todo esto, conseguimos un equilibrado de la instalación de calefacción. En los radiadores más próximos a la caldera se estrangulará más el paso de agua, mientras que en los radiadores alejados el detentor se dejará más abierto. Esta regulación la suele realizar el instalador durante el proceso de puesta en marcha, por lo que no resulta necesario volver a regularlos.


Características de los detentores

Los detentores permiten una regulación precisa del caudal, ya que el émbolo cónico tiene mucho recorrido, pero además, debido a sus funciones, destacan por ser dispositivos que resisten muy bien las altas temperaturas. Están diseñados de tal manera que evitan que se originen goteos con el paso del tiempo, ya sea por el eje o por la unión a la tubería. El funcionamiento de los detentores es sumamente sencillo; basta con saber que, si se gira hacia la derecha, se cerrará el circuito, mientras que si se gira a la izquierda, se abrirá.


Los detentores son muy eficaces si, por ejemplo, se genera demasiado ruido en un radiador por el paso rápido del agua dentro de él. Esto es algo que ocurre con relativa asiduidad en los radiadores de aluminio, y se puede subsanar cerrando poco a poco el agua. Un detentor es también útil en un circuito de agua en el que un radiador, por estar sobredimensionado, genere demasiado calor. En este caso, el dispositivo se autorregula considerando cuál es la temperatura de la habitación.


¿Existen radiadores sin detentor?

Existen instalaciones en las que no se ha instalado un detentor, lo que da lugar a que todo el estrangulamiento del paso del agua se realice en la válvula. Esto puede ocasionar ruidos y que la llave no regule de manera precisa la cantidad de agua que pasa al radiador. Por otro lado, en el momento en el que sea necesario reparar, cambiar de lugar o sustituir un radiador, no contar con un detentor es un serio inconveniente, ya que nos obligaría a vaciar por completo toda la instalación. De otro modo, a pesar de que cortemos la llave de entrada del agua, ésta continuaría fluyendo desde el retorno. Por todo ello es aconsejable instalar un detentor radiador.

Nueva llamada a la acción