Fri05

Principales problemas e inconvenientes del suelo radiante

Creado por Branding en April 05, 2019 en Calefacción | 0 comentarios

El suelo radiante es un tipo de calefacción que permite climatizar los espacios por medio de un circuito de tuberías con agua caliente instalada en el suelo. Aporta gran bienestar y confort y es una solución de climatización por radiación.

instalación suelo radiante

Cuando se coloca en funcionamiento, la corriente de agua que fluye por las tuberías se calienta cediendo calor al recubrimiento de suelo que se tenga. La instalación se controla desde un colector en el registro de la pared y debe estar accesible para su mantenimiento o cambio. El tubo utilizado no tiene ningún tipo de unión o empalme, por lo que se reducen los riesgos de estanqueidad.

Para la instalación del suelo radiante se debe tomar en cuenta la normativa UNE-EN-1264 del comité técnico AEN/CTN 124.

A continuación veremos las principales diferencias de este sistema de climatización con otros y los principales inconvenientes que podemos encontrarnos a la hora de su instalación.

 

Comparativa del suelo radiante con otros sistemas de climatización

El sistema de radiación por agua de los suelos radiantes es muy eficiente y puede estar conectado a equipos modernos como la domótica. La tubería que más se utiliza en España son de tipo PEX y en menor medida los tubos multicapa. Trabajan con las fuentes de energía más comunes: gas, eléctrica o paneles solares, que conducen la energía hasta la caldera que se encarga de calentar el agua.

Estética

La calefacción tradicional compuesta por radiadores es un elemento visible y dependiendo del tamaño del espacio se necesitará unas dimensiones específicas para los radiadores. Normalmente, para un comedor el radiador puede estar cerca de medir un metro de altura, siendo un elemento a tomar en cuenta para el diseño interior de los espacios. Es así, que el radiador limita el uso de las estancias, de la pared donde está colocado y delante del propio radiador.

El suelo radiante se diferencia principalmente de la calefacción tradicional por no tener un elemento visible en el espacio que delimita los usos o mobiliario. Es una opción muy cómoda para espacios pequeños donde se debe optimizar cada centímetro de las zonas habitables.

Temperatura

Otra diferencia es la temperatura en la que operan cada sistema. Una calefacción con radiadores visibles si se toca con la mano puede estar muy caliente, llegando hasta los 75ºC. En cambio, la temperatura del suelo radiante es moderada, llegando a estar a 35 ºC. El suelo radiante se mantiene en una temperatura moderada para poder caminar descalzo en ella.

Consumo energético

El suelo radiante llega a consumir entre un 10% y 20% menos energía que otros sistemas convencionales debido a que trabaja con un circuito de agua a baja temperatura. Esta característica lo hace un sistema muy sostenible con el medio ambiente, ya que puede trabajar con fuentes de energía renovable como la energía solar térmica, la aerotermia o la geotermia.

Quizá te interese: Cómo influyen las llaves de radiadores en la calefacción de una vivienda

Confort

Al igual que otros sistemas de calefacción, el suelo radiante aporta a los usuarios una mejora del bienestar y confort. La principal diferencia radica en que, al generar el calor desde el suelo se calienta de manera uniforme los espacios. Con otros sistemas puede acumularse el calor en zonas puntuales o mantenerse en el techo. Además, es un sistema limpio, porque no modifica la humedad de los espacios y se reduce el polvo al no producirse corrientes de aire.

confort suelo radiante

 

Inconvenientes de la calefacción con suelo radiante

Inercia térmica elevada

Lo que puede ser una ventaja para lugares de uso continuo es una desventaja para lugares de estancias cortas o que se deba apagar la caldera. Este sistema al funcionar con baja temperatura y al estar debajo del suelo, necesita muchas horas para que llegue a la temperatura de confort. Inversamente tenemos el mismo efecto cuando se apaga. Es por ello, que su uso se recomienda para espacios donde se permita tener encendido de manera interrumpida y no se recomienda para zonas no tan frías o en viviendas de segunda ocupación.

Complejidad de la instalación

La regulación hidráulica de los suelos radiantes por agua es compleja, por lo que su instalación y mantenimiento siempre debe realizarse por un profesional especializado en este tipo de instalaciones. Además, las instalaciones de suelo refrescante son aún más complejas ya que hay que tomar en cuenta el factor humedad y las posibles condensaciones.

Además, en rehabilitaciones se debe tener en cuenta el peso añadido que supone la instalación, ya que en algunos casos puede ser un problema.

Precio

Tanto en obra nueva como en reformas las instalaciones de suelo radiante tienen un coste elevado en comparación con otros sistemas. Sin embargo, el objetivo de realizar la inversión se ve reflejado en el ahorro energético del sistema a baja temperatura.

Compatibilidad de materiales

En casos muy concretos, puede tener problemas con el tipo de suelo que recubre la instalación. Por ejemplo, la madera gruesa o los pavimentos muy aislantes limitan la efectividad de la propia calefacción.

 Nueva llamada a la acción