Soluciones al exceso de presión en las instalaciones

exceso de presión de agua

La aplicación de un  controlador de presión de agua es esencial para asegurar que la instalación de una vivienda o edificio funciona de manera correcta, evitando excesos o picos que pueden dañarla, así como a los diversos elementos conectados a esta. Por esta razón, es fundamental  contar con soluciones tan funcionales como los reductores de presión.

¿Qué vamos a ver en este post?

 

Cuáles son las consecuencias del exceso de presión en las instalaciones de fontanería (circuitos abiertos)

 

Entender las consecuencias del exceso de presión de agua en un circuito abierto de fontanería nos ayuda a entender lo importante que resulta la instalación de un reductor o controlador de presión de agua.

Es importante señalar que la falta de presión puede ocasionar problemas de funcionamiento en los electrodomésticos o que los grifos solamente goteen en lugar de proporcionar un caudal normal. Pero una presión excesivamente alta todavía tiene consecuencias peores, ya que es posible que dañe gravemente la instalación sanitaria, las tuberías, la caldera y todos los elementos que forman parte del conjunto.  Esto se debe a que todos ellos están preparados para soportar una presión nominal concreta, que es el mayor valor con el que pueden trabajar sin que se produzcan problemas de funcionamiento o fugas. 

Esta presión se tiene en cuenta al hacer los cálculos que son pertinentes para el diseño de un proyecto de fontanería. Además, hay que resaltar que, entre las normas establecidas por el CTE a aplicar en una instalación de fontanería se incluyen las presiones de trabajo mínimas y máximas de una instalación de suministro de agua. De esta manera, es necesario tener presentes los siguientes valores:

 

-Te puede interesar: Presión del agua, ¿Cuál es el máximo y el mínimo que debe alcanzar?-

 

  • La presión en un punto de consumo no debe superar nunca los 5 bar
  • En los grifos comunes la presión no puede superar 1 bar
  • En el caso de los calentadores, la presión  nunca será superior a 1’5 bar

 

A nivel práctico en la red de una vivienda la presión máxima conviene que sea lo menor posible, con ello se evitan roturas, fugas y que se abran válvulas de seguridad por sobrepresión. Un truco para alargar la vida útil de una red de tuberías deteriorada es instalar un reductor de presión.

En otro tipo de redes, como pueden ser las agrícolas o industriales la presión a la que se tiene que diseñar y regular el reductor de presión es la del elemento más desfavorable de la instalación. 


Posibles soluciones para reducir la presión

 

Muchos usuarios pretenden controlar el exceso de presión y llevarla a un nivel adecuado para el buen funcionamiento de la instalación con un remedio casero como es dejar la válvula a medio cerrar. De esta manera, en principio se reduce el paso del fluido.

Esto no es una buena solución, hay que señalar que tiene algunos puntos negativos. Esencialmente, se reduce el caudal cuando está en funcionamiento y, también, la presión dinámica, pero cuando no hay consumo la sobrepresión sigue existiendo. Además, mantener una válvula de bola a medio cerrar durante un largo período de tiempo provoca un deterioro progresivo de los asientos.

Por lo tanto, es indispensable contar con un regulador de presión de agua o reductor que consiga llevar a cabo este objetivo con garantías de eficiencia y sin provocar ningún daño.

 

https://content.valvulasarco.com/guia-seleccionar-valvulas-arco

 

Los reductores de presión 


Estos dispositivos funcionan como un controlador de presión de agua.  Se instalan en la red privada para lograr reducir y estabilizar la presión de la acometida, que puede afectar al correcto funcionamiento de los sistemas domésticos.  En concreto, su principal función es mantener constante la presión a la salida, aunque se produzcan variaciones en la entrada y cuando no hay consumo de caudal, cierra manteniendo la presión estática en el valor seleccionado.

 

Partes de un reductor de presión 

La envolvente del reductor está formada por cuerpo central y su tapa. En su interior se aloja el mecanismo de regulación de la presión, se distinguen como componentes principales cámaras de presión entrada y salida, obturador y su eje, muelle (sobre el que se puede ejercer el ajuste en la puesta en marcha), salidas para manómetro.

 Reductor_presion_ARCO_Partes

 

Cómo funcionan los reductores de presión

Un reductor del exceso de presión de agua de una instalación se basa en el equilibrio entre el empuje del resorte hacia la apertura del obturador y el del cartucho o la membrana hacia su cierre. Cuando se da una diferencia de presiones entre las cámaras el cartucho del reductor se desplaza para alcanzar un nuevo punto de equilibrio dando así a la salida la presión seleccionada durante el ajuste.

 

-Quizá te interese: Válvulas de seguridad y Alivio: qué es, funciones y características-

 

Podemos ver que pasa en cada una de las situaciones en función de las presiones de entrada, o apertura o cierre grifos.

Reductor_presion_ARCO_01-1

Paso 1. Cuando aumenta la presión en la entrada del regulador, se va a producir un transitorio en el sistema hasta alcanzar el nuevo punto de equilibrio.

Paso 2. La sobre presión a la entrada se traslada al interior de la cámara de compensación. Esta presión genera una fuerza superior a la que está ejerciendo el muelle, por lo que el obturador tiende a cerrar. Al reducir el paso por el desplazamiento del obturador, se reduce la presión a la salida.

Paso 3. Se alcanza el nuevo punto de equilibrio. El regulador a la salida da la presión salida seleccionada en la puesta en marcha.

 

¿Qué pasa cuando se abre una salida de agua?

El bloqueador pasa de estar cerrado a empezar a regular a la presión que hemos seleccionado.
 

Reductor_presion_ARCO_02

Paso 1. Cuando no circula caudal de agua, la presión en la cámara de compensación aumenta empujando el pistón hacia arriba y cerrando el obturador por completo. Con ello la válvula impide el paso de caudal y mantiene la presión estable en la red de fontanería, independientemente de la presión que se dé a la entrada del regulador.

Paso 2. Cuando se abre una salida de agua, cae la presión en la cámara de compensación. La fuerza del muelle es superior a la ejercida por la cámara de compensación, con lo que el obturador baja abriendo el paso del agua. A mayor caudal, menor presión en la cámara de compensación. Cuanto mayor es la demanda de agua, menor es la presión en la cámara de compensación, abriendo aún más el paso.

Paso 3. Se alcanza el nuevo punto de equilibrio cuando el caudal se estabiliza, dando la presión de salida seleccionada en la puesta en marcha.

 

Cómo se pueden regular los reductores de presión

Normalmente la presión de salida de los reguladores viene ajustada de fábrica a una presión de 3 bar. No obstante se puede regular la presión de salida fácilmente con una llave allen.

Reductor_presion_ARCO_03

Paso 1. La toma del propio regulador nos permite conectar un manómetro y, actuando sobre el tornillo de regulación, podemos ver cómo varía la presión a la salida.

Paso 2. Cuando se aprieta el tornillo de regulación, el muelle se comprime y tiende a abrir aún más el obturador, con lo que observamos que la presión de salida en el manómetro aumenta.

Paso 3. Por el contrario, si aflojamos el tornillo de regulación, el muelle pierde tensión. De esta forma, el obturador cierra más y se puede apreciar que la presión a la salida disminuye a medida que se ¨desenrosca¨.

 

Dónde se instalan los reductores de presión 

Un controlador de presión de agua se coloca habitualmente al inicio de la instalación hidráulica, justo después del contador. Hay que tener en cuenta que, si no lo llevan incorporado, será necesario colocar un filtro en su entrada para garantizar su correcto funcionamiento.

Reductor_presion_ARCO_04

Igualmente, no se puede olvidar que muchos de los aparatos que se conectan a la red de abastecimiento hidráulico son muy sensibles ante el exceso de presión de agua. Por lo tanto, los reguladores también pueden ponerse inmediatamente antes de estos para garantizar su protección, siempre consultando previamente la presión máxima que admiten. 

Como elementos adicionales, especialmente cuando se trata de reductores de presión de gran diámetro se recomienda la instalación de un filtro para que no lleguen partículas en suspensión que pueden deteriorar el reductor. Además la instalación de dos válvulas de corte facilitarán las labores de mantenimiento. Es muy importante respetar el sentido en que se deben instalar indicado por el fabricante, este viene marcado por una fecha sobre el cuerpo que indica el sentido de avance del fluido.

En definitiva, instalar un reductor de presión de agua es una de las mejores soluciones, y más funcionales, para evitar el  exceso de presión en instalaciones hídricas.

 

Nueva llamada a la acción

Noticias relacionadas

Consejos para solucionar problemas con grifos termostáticos

Los grifos termostáticos y sus problemas son un reto a solucionar por parte de los técnicos que...

Beneficios de la válvula X-Flow para conexiones en calentadores

Racores de latón: Accesorio de roscar

Válvulas Arco evoluciona ofreciendo fitting roscado en latón, un material muy empleado en el...