Techo radiante: Instalación, funcionamiento y aplicaciones

techo radiante como sistema de calefacción

El techo radiante es una de las soluciones de calefacción innovadoras que están marcando tendencia en los proyectos de construcción y renovación actuales. Conocer sus características, funcionamiento y aplicaciones nos ayudará a entender las razones del auge de esta tecnología, así como sus limitaciones técnicas

¿Qué vamos a ver en este post?

Las claves de la calefacción radiante

Antes de hablar sobre las aplicaciones específicas de los techos , merece la pena aclarar en qué consiste el concepto de calefacción radiante.

Este sistema se basa en la transmisión de calor por radiación. Es decir, pasa de cuerpos sólidos con una temperatura más alta a otros con una de inferior que estén presentes. De esta manera, el aire se calienta indirectamente y, sobre todo, con un resultado uniforme. Una de las ventajas más importantes de este funcionamiento es que evita que haya diferencias térmicas entre la parte inferior y superior de una estancia.

Los sistemas más habituales de instalación de este tipo de calefacción son los suelos y, en menor medida, los techos radiantes, que tienen en común cómo se produce el calor, su transmisión a través del agua y un sistema de tuberías de mayor o menor diámetro, según cada caso. 

 

-Sigue leyendo: Beneficios del suelo radiante en viviendas-

 

El techo radiante tiene el problema de que en modo calefacción el calor va a tender a acumularse en el techo (el aire caliente tiende a subir). Por el contrario el techo puede ser mucho más útil en modo frío, dado que el aire enfriado en el techo tiende a descender hacia el suelo. Al hablar de refrigeración tanto por suelos como en techos no hablamos de refrigeración, dado que están limitados por un condicionante la condensación, por lo que para bajar la temperatura se va a necesitar otro elemento emisor tipo fan coil como soporte.
El hecho de que en modo calor el aire se estratifique en la parte alta del techo hace que además de calentar la planta en la que está instalado calienta también la planta superior, por lo que puede ser adecuado para inmuebles de varias plantas.

 

La instalación del techo radiante

Al plantearnos la instalación de un techo radiante, debemos destacar que existen dos grandes gamas de productos, pensados para satisfacer las necesidades de calefacción de cualquier proyecto e instalación:

  • Los paneles de acabado metálico están pensados, sobre todo, para su instalación en edificios del sector terciario en general y, especialmente, el hospitalario.
  • Los paneles con acabado de cartón piedra se aplican en todo tipo de edificios residenciales.

La eficiencia de los techos radiantes está relacionada directamente con su instalación combinada con un sistema de aerotermia adecuado. De esta manera, se extrae energía del aire exterior con una bomba de calor inverter, siempre del tipo aire- agua, y se introduce en la vivienda a través de la instalación radiante. Estas bombas están pensadas para ofrecer el mayor rendimiento tanto en verano como en invierno.

Ya en el interior de la vivienda, las placas que forman el techo radiante vienen a sustituir el falso techo habitual en viviendas u oficinas, aunque cuentan con un elemento distintivo: los tubos integrados por los que circula el agua para refrescar o calentar el ambiente. Esto hace que su manipulación sea rápida y sencilla.

Nueva llamada a la acción

Cómo funciona la calefacción por techo radiante

Ya hemos dicho que este sistema de calefacción se basa en la transmisión de calor de un cuerpo a otro por radiaciones infrarrojas, pero merece la pena profundizar en su funcionamiento tanto en modo calor como en climatización del ambiente.

Cuando el techo radiante funciona como calefacción, la convección es nula y, en consecuencia, el aire no tiene temperaturas diferentes en cada altura. Asimismo, también hay que destacar que no se produce una estratificación del aire, que puede hacer que una persona se sienta incómoda por la diferencia de temperaturas. En calefacción, el aire caliente se queda en la parte superior no habiendo una óptima distribución de la temperatura.


En modo frío, hay que señalar la existencia de una ligera convección, de arriba hacia abajo, que llega a resultar muy agradable a la hora de refrescar una estancia.

 

-Te puede interesar: Tipos de sistemas de instalación de calefacción-

 

Ventajas del sistema

La calefacción de techo radiante nos ofrece un gran número de ventajas, tanto a nivel de instalación como de su uso. Destacamos las más importantes:

  • Es muy adecuada para sistemas de calefacción como bombas de calor en modo frío.
  • Permite que la estancia quede libre de aparatos de calefacción, que pueden ser una molestia en su diseño.
  • Es un sistema reversible, que nos permite tener tanto calefacción como refrigeración (muy ligera si no tenemos otro emisor de soporte), dependiendo de la época del año.
  • Tiene una menor inercia térmica que el suelo radiante.
  • La reparación de posibles averías es más fácil de acometer que en el caso de los suelos radiantes, ya que no requiere de un procedimiento tan complicado para llegar a las tuberías y paneles.
  • La instalación es rápida y sencilla, lo que reduce el coste final de la obra.
  • Es un sistema de calefacción muy saludable, por la distribución del calor generado y porque no reseca el ambiente. Por esta razón, se recomienda instalación en hospitales, residencias y guarderías. 


-Quizás te interese: Suelo radiante: Funcionamiento, ventajas e instalación-

 

Las aplicaciones del techo radiante

Por otro lado, en los edificios de uso residencial, esta calefacción aporta un alto grado de confort a los habitantes de la vivienda, un requisito indispensable hoy en día. Además, su escasa inercia térmica está especialmente indicada en los casos de segundas residencias, que se usan de manera esporádica.

Finalmente, merece la pena destacar que la calefacción radiante en los techos se aplica aún tímidamente en la rehabilitación de edificios, gracias sobre todo a su rapidez de instalación y al hecho de que, siendo una obra seca, no retrasa los otros trabajos que se están llevando a cabo.

En definitiva, podemos decir que el techo radiante es una opción más a valorar conociendo sus limitaciones.

 

Nueva llamada a la acción

Noticias relacionadas

¿Cómo aislar las tuberías de instalaciones de calefacción y fontanería?

Un sistema de calefacción o de climatización puede perder energía durante su proceso de...

Sistemas de purgado: Purgador automático y válvula de purga

La existencia de aire en el interior de una instalación de calefacción ocasiona diversos...

Colectores para calefacción y climatización

Los colectores se emplean tradicionalmente en las salas de máquinas para distribuir el agua a...