Tipos de corrosión en tuberías y cómo podemos solucionarlos

tipos-de-corrosion-tuberias

¿Qué vamos a ver en este post?

Conocer los tipos de corrosión en tuberías que pueden producirse es esencial para entender qué medidas podemos aplicar para evitar este fenómeno con consecuencias negativas para cualquier instalación.

 

- Descubre: Corrosión en tus instalaciones de agua -

 

¿Qué tipos de corrosión en tuberías pueden producirse?

La aparición de tuberías corroídas puede deberse a causas muy diferentes, según factores como los materiales de que están hechas y el ambiente en el que se encuentran. De esta manera, podemos distinguir entre:

 

La corrosión general o uniforme, que provoca el adelgazamiento de todo el tubo por la pérdida del metal superficial. Una de sus principales causas es la atmosférica, que produce una gran cantidad de daños y que, según el ambiente en el que se produce, puede ser industrial, marino o rural. Asimismo, la corrosión por altas temperaturas se produce en algunos metales expuestos a gases oxidantes, que reaccionan sin la necesaria presencia de un electrolito. Forma una pequeña capa sobre el metal, que favorece la corrosión de la pieza metálica con el movimiento iónico en la superficie.

La corrosión localizada, que es la que implica pérdida de metal en áreas localizadas de las tuberías. Se divide en:

  • La corrosión por crevice se produce en pequeñas cavidades o huecos entre piezas, donde se deposita la solución que inicia la corrosión. Hay que tener en cuenta que no puede salir del estancamiento, por lo que el proceso seguirá a menos que se retire externamente.
  • La corrosión por picadura o pitting es muy localizada y no se da en zonas donde el proceso se haya generalizado. Tiene formas derivadas, como el fretting (que ocurre por un pequeño movimiento de dos sustancias en contacto, de las que una es metal) y la cavitación, que tiene lugar cuando se forman y colapsan burbujas en la superficie de un metal que está en contacto con un líquido.
  • La corrosión selectiva actúa sobre metales nobles, como las combinaciones de plata-cobre. Hay que destacar que genera una capa que recubre las picaduras,  por lo que puede parecer que no haya daños.

corrosion-oxidoÓxido en instalaciones

 

Finalmente, la corrosión en las tuberías de agua también puede ser microbiológica. Se trata de un proceso en el que determinados organismos biológicos actúan como aceleradores del proceso. Se produce, esencialmente, cuando están en contacto con medios acuosos, por lo que resulta  muy habitual.

 

Nueva llamada a la acción

 

Corrosión por incompatibilidades

La corrosión en tuberías de agua también puede darse por incompatibilidades en los materiales. Así, la corrosión galvánica es una de las más habituales que se pueden encontrar. Se produce de manera muy rápida cuando dos metales distintos se unen en presencia de un electrolito.

El ataque galvánico puede darse en toda la superficie, o únicamente entre las aleaciones, y ser especialmente severa. Además, es la que produce las conocidas como celdas galvánicas. Esto sucede cuando la oxidación del ánodo inicia un desprendimiento de  electrones de la superficie del metal, que acaba produciendo que la superficie del metal se vaya desprendiendo de manera paulatina.

En definitiva, para evitar este tipo de corrosión es necesario valorar la compatibilidad de los materiales de las tuberías. Además,  el uso del manguito electrolítico es también muy recomendable. Se trata de una pieza que evita la corrosión de tuberías de hierro galvanizado cuando se hace uso también de tubos de cobre en una instalación profesional.

 

- Quizás te interese: ¿Cómo eliminar el aire de las tuberías? -

 

En el mismo sentido, hay que destacar la aplicación de ánodos de sacrificio para prevenir este tipo de corrosión. Estos elementos están hechos de una aleación metálica que se oxida más fácilmente que el metal a proteger. De esta manera, se corroe y consume, preservando la estructura inicial.

Asimismo, también se pueden tener en cuenta otras medidas básicas para prevenir la corrosión en las tuberías de agua. Obviamente, la elección de los materiales adecuados es el primer paso, pero también hay que valorar el uso de  recubrimientos superficiales resistentes a la corrosión y el establecimiento de la  geometría correcta de los sistemas de tuberías instalados.

 

A 80 Mac dimensiones

Medidas de la válvula A-80 MAC con mando Noval metal antical

 

A nivel práctico en las instalaciones las claves son las siguientes:

  • Reducción de la entrada de aire del exterior en los circuitos cerrados y su correcto purgado.
  • Uso de aditivos para circuito cerrado que reducen la oxidación. 
  • Evitar los ambientes húmedos y aislar para que no se den condensaciones. 
  • Emplear materiales lo más resistentes posible a la corrosión.
  • Emplear herramientas anti-corrosión, corrientes impresas para grandes tuberías y depósitos enterrados, ánodos de sacrificio, buenos filtros que retiren las partículas en suspensión, tratar el agua de la red...

 

En definitiva, la corrosión en tuberías es un problema fruto, en la mayoría de casos, de una combinación de causas potencialmente dañinas. Analizarlas de manera integral y tener en cuenta aspectos tan importantes como los materiales usados en las tuberías y accesorios de la instalación es el primer paso para reducir en todo lo posible el desarrollo de un proceso de corrosión.

 

Nuevo llamado a la acción

Noticias relacionadas

¿Qué es una bomba de calor aerotérmica y cómo funciona?

¿Qué vamos a ver en este post? ¿Qué es una bomba de calor aerotérmica? ¿Qué elementos tiene? ...

Termo eléctrico: funcionamiento y averías

El termo eléctrico es el generador de calor más sencillo para la producción de ACS. Calienta el...

Válvulas fabricadas en latón ADZ

¿Qué vamos a ver en este post? Descincificación Latón ADZ o DR Bronce y sus aleaciones ...