Válvulas termostáticas para calefacción. Todo lo que debes saber.

El uso de una válvula termostática en radiador es esencial para conseguir una calefacción eficiente con un ahorro energético reducido en cualquier espacio. Para conseguir esto, como instaladores, debemos conocer sus características principales y su instalación en el sistema correspondiente en cada caso, ya sea monotubo o bitubo

¿Qué vamos a ver en el siguiente post?

 


-Te recomendamos: Conoce las válvulas termostáticas y las cabezas termostáticas de la serie TEIDE TERMO PLUS-

Válvula termostática 

 

Cabeza termostática

 

¿Cómo funciona la cabeza termostática? 

La cabeza termostática se acopla roscada sobre la válvula. Es importante acoplar la cabeza adecuada para la válvula termostática, siguiendo las indicaciones del fabricante, dado que estas no suelen ser intercambiables. 

Cada cabeza termostática va equipada con un sensor (cartucho) que puede ser de cera o líquido en su interior. Este varia de volumen cuando varia la temperatura de la habitación, y provocará que el mecanismo interno se desplace modulando el caudal de agua que va al radiador. Así al bajar la temperatura ambiente, el cartucho se contrae desplazando el eje del obturador, dejando pasar más agua al radiador, aumentando así potencia emitida por el radiador. Y al revés cuando aumenta la temperatura ambiente el cartucho empuja el obturador cerrando el paso de agua al radiador y reduce la potencia de emisión del radiador. Al modular así el caudal de agua al radiador, la temperatura ambiente se mantiene constante.

 

Funciones de una válvula termostática en radiador

Este tipo de válvula es una opción muy sencilla, automática y económica que permite lograr un considerable ahorro de energía en un sistema de calefacción.  En la mayoría de casos, se caracteriza por no necesitar alimentación eléctrica para su funcionamiento. 

Una válvula termostática en radiador está diseñada, esencialmente, para que el usuario pueda regular la temperatura de cada habitación de manera independiente. Partiendo de este concepto, tiene dos funciones básicas:

  •   Mantiene la temperatura fijada estable
  • Aprovecha el calor de aportes no previstos, como los aportes solares que entran por una ventana o la presencia de personas en el local, reduciendo la potencia del emisor.

En consecuencia, con el uso de estas válvulas se consigue disminuir el consumo energético y, a la vez, lograr un buen confort térmico en la estancia. Esto es esencial  para que el usuario se sienta a gusto en la casa sin tener que recurrir a aumentar su temperatura.

Para llevar a cabo estas funciones de manera efectiva, este tipo de válvulas tiene la capacidad de intervenir de manera automática cuando la temperatura ambiente cambia,  en un breve período de tiempo. De esta manera, estos dispositivos logran que el gasto energético necesario para calentar una estancia sea lo más ajustado posible.

Hay que tener en cuenta que, al facilitar la adaptación automática a las condiciones de funcionamiento, se puede ahorrar hasta el 21% de la energía que gasta el sistema. Por lo tanto, la relación inversión – beneficio que ofrece este dispositivo es muy buena. Todo ello, con un importante ahorro en el tiempo y coste de la instalación frente a otros sistemas de regulación de temperatura ambiente más complejos.

¿Cómo instalar o sustituir una válvula termostática de radiador?


A la hora de instalar estas válvulas, lo primero que hay que tener en cuenta es  que no colocarlas en la misma sala que el termostato ambiente.  Además, también se aconseja evitar que el sol incida directamente sobre ellas, y que cualquier elemento de decoración. Las tape dando una lectura errónea, por ejemplo no se recomienda instalarlas detrás de una cortina.

 

-Para ver el procedimiento de cambio de la válvula leer el artículo “¿Cómo instalar radiadores de agua para calefacción?-

 

La válvula termostática está gobernada por la cabeza termostática, si se avería la cabeza termostática es posible reemplazarla por otra. Para reemplazar la cabeza termostática lo ideal es cambiarla por otra idéntica. Si no se dispone de repuesto para que la cabeza acople sobre la válvula ha de tener, la misma rosca, montura y carrera del actuador.

 

Instalación válvulas termostáticas bitubo


La instalación de una válvula termostática en una red de calefacción bitubo se instalan en la tubería de ida, que entra normalmente al radiador por la parte superior. 

Los radiadores están montados en “paralelo”. entra parte del caudal de agua de impulsión proveniente la caldera al radiador, el radiador cede calor al entorno y el agua a la salida del radiador vuelve por la red de retorno (distinta a la impulsión).  Este es el sistema más habitual para el montaje de las instalaciones de calefacción y el más sencillo de regular.

 

Instalación válvulas termostáticas monotubo


Las  válvulas termostáticas en una red de calefacción monotubo se instalan sobre la única línea que tiene forma de anillo, lo habitual en este tipo de redes es que la válvula termostática esté conectada en su parte inferior. Los radiadores están montados en “serie”, todo el caudal movido por la bomba circuladora de la caldera (ver dibujo) llega a la válvula monotubo (por su toma de entrada), pero la válvula solo deriva parte de este al radiador y la envía al siguiente radiador (por su toma de salida) mezclándola con el caudal que ha pasado por su By-pass.



Es, a priori, una instalación más sencilla, pero requiere un cálculo exacto de la superficie radiante de cada fuente de calor para asegurar su eficiencia.

 

Válvulas termostáticas y ahorro energético


La función esencial de una válvula termostática en radiador es evitar malgastar energía en el sistema de calefacción. Gracias a este dispositivo, los radiadores son capaces de mantenerse en la temperatura de confort ambiental establecida por el usuario.

La importancia del ahorro energético que representa la instalación de una  válvula termostática en radiador se entiende mejor si señalamos que un grado centígrado de más en la temperatura de la calefacción puede implicar implica un gasto del 10% más de energía. Por lo tanto, controlar exactamente el funcionamiento del sistema puede significar ahorrar, al menos, este tanto por ciento en la factura energética.

Todos estos factores han hecho que el uso de estas válvulas se haya consolidado en diversos países europeos desde hace décadas. En España, su instalación es ya muy popular, pero todavía está lejos de las instalaciones europeas.

 

Válvulas termostáticas de radiador y reglamento de instalaciones térmicas


El RITE indica las condiciones termo-higrométricas que deben cumplir las instalaciones con llaves termostáticas para radiadores. Según este texto, el equipamiento mínimo de los aparatos de control de temperatura y humedad de los locales es el THM-C1, con variación de la temperatura del fluido portador según la temperatura exterior o la de la zona térmica.

Igualmente, los sistemas de calefacción por agua contarán con llaves termostáticas para radiadores ubicadas en cada una de las estaciones de las principales estancias de la casa. En el Reglamento de Instalaciones Técnicas en los Edificios RITE IT 1.2.4.3.2  Además, en los sistemas de calefacción por agua en viviendas se instalará una válvula termostática en cada una de las unidades terminales de los locales principales de las mismas (sala de estar, comedor, dormitorios, etc.).”

 

Influencia del equilibrado en la instalación


Mención especial merece el papel que juega una válvula termostáticaen radiador en el equilibrado del sistema hidráulico. Estas válvulas permiten la distribución  optimizada del agua en todo el sistema de calefacción. Esto es fundamental para conseguir un control exacto de la toda la instalación y optimizar el rendimiento de cada uno de sus componentes, especialmente en instalaciones domésticas que trabajan con bombas circuladoras pequeñasque generan bajo diferencial de presiones por lo que son muy fáciles de regular. Recapitulando el uso de válvulas termostáticas en función del tamaño de la instalación:

 

Instalaciones domésticas

Grandes instalaciones

  • Ajuste de la temperatura deseada en cada dependencia, ahorro energético.
  • Permite reducir el calor que debe ceder el emisor si hay algún aporte de calor extra, como la ocupación.
  • Evita desequilibrios entre los emisores más alejados a la bomba circuladora y los más alejados.

  • Reduce el caudal de circulación 
  • Pueden no evitar desequilibrios, se recomienda el uso de controladores de la presión diferencial.
  • Pueden reducir el caudal de circulación  


En definitiva, la instalación de una válvula termostática en cada radiador de un sistema de calefacción permite conseguir un buen grado de confort climático, y además reduciendo el gasto energético.

Nueva llamada a la acción

 

Noticias relacionadas

¿Qué es una bomba de calor aerotérmica y cómo funciona?

¿Qué vamos a ver en este post? ¿Qué es una bomba de calor aerotérmica? ¿Qué elementos tiene? ...

Termo eléctrico: funcionamiento y averías

El termo eléctrico es el generador de calor más sencillo para la producción de ACS. Calienta el...

El autoconsumo eléctrico y sus beneficios

El autoconsumo eléctrico es mucho más que una opción de consumo energético. Se trata de una de...