Mon11

Cómo evitar fugas de fluidos con juntas de estanqueidad

Creado por Branding en June 11, 2018 en Fontanería | 0 comentarios

Las juntas de estanqueidad son básicamente componentes flexibles que se ubican entre dos superficies, y cuyas propiedades van a depender del material con el que se fabrican.

Los materiales de las juntas se seleccionan dependiendo de su resistencia a los distintos fluidos, productos químicos, ácidos, alcalinos, temperaturas extremas, presiones y su capacidad para soportar diferentes entornos.

junta de estanqueidad y tuberías

Normalmente, las juntas de estanqueidad, conocidas también como empaquetadura, juntas tóricas o juntas plantas, se fabrican a base de fibra de vidrio, caucho, polímero plástico, Ptfe, silicona, caucho, entre otros. Sus usos son variados, pues pueden servir para propósitos diferentes, incluyendo:

  • Reducción de sonido y ruido
  • Antivibración
  • Estanqueidad
  • Higiene
  • Soportes y montajes

Pueden encontrarse en varios productos y son útiles en diferentes tipos de industrias, y suelen utilizarse dentro de automóviles, aviones, barcos, trenes, bombas, equipos eléctricos, válvulas, etc. Es decir, las juntas de estanqueidad tienen infinitas aplicaciones en diferentes sectores desde el procesamiento de alimentos, la petroquímica, farmacéutica, agua, gas, entre otros.

¿Cómo evitar fugas de fluidos con juntas de estanqueidad?

Las juntas de estanqueidad son las que permiten el sellado de uniones entre aplicaciones industriales, incluyendo hidráulicas o neumáticas. Esto impide que ocurran daños en las maquinarias por el roce de partes en continuo movimiento o se produzcan fugas de los fluidos que circulan por las mismas.

Para evitar las fugas de fluidos con juntas de estanqueidad lo conveniente es:

  1. En primer lugar, tanto la instalación como la revisión posterior debe ser muy cuidadosa. Es imprescindible que una vez realizada la instalación se verifique la estanqueidad.
  2. Cuando sea preciso, debemos utilizar elementos que permitan una mejor adhesión, como por ejemplo, un reforzador de juntas.
  3. Seleccionar adecuadamente el tamaño y el material de fabricación.
  4. En el caso de las juntas plantas, calcular con exactitud la fuerza requerida para la instalación por medio del factor ancho comprimido versus fuerza lineal.
  5. Antes de la instalación, verificar tanto la limpieza de la junta de estanqueidad como de la zona donde va a actuar para garantizar un funcionamiento adecuado.
  6. Es sumamente importante lubricar todos esos elementos que van a ser utilizados para el montaje, siempre con el lubricante adecuado al tipo y composición de la junta.
  7. En el caso de las juntas planas es importante la situación centrada de la misma en relación a las caras de cierre donde ha de actuar. A ser posible, elegir siempre montajes donde la junta esté guiada por su interior.
  8. Cuando se esté haciendo el montaje, es imprescindible que se utilicen las herramientas adecuadas para apretar y calibrar.
  9. En caso de utilizar sellador de juntas, hay que verificar que sea el adecuado para el material que está trabajando.

Quizá te interese: "Tipos y funcionamiento de las llaves de paso de agua"

¿Qué es una junta tórica y para qué sirve?

Se trata de una de las piezas mecánicas de precisión más simples en el mercado, pero que alberga una gran importancia. Su diseño y material permiten evitar el paso de líquidos o gases. También es considerada como una junta de estanqueidad.

Una junta tórica, también conocida como O-Rings, puede estar hecha tanto de materiales plásticos como de metal, y funciona en conjunto con las partes en las que está instalada; existen juntas tóricas de NBR, EPDM, VITON, silicona, de teflón, de cobre y otras variedades, entre las que incluiríamos la junta plana.

Las juntas tóricas de NBR (Caucho Nitrilo) son de aplicación de uso general para efectuar estanquidad en gran variedad de aplicaciones. Se fabrican en distintos grados de durezas y con composiciones específicas para cada tipo de aplicación.

Es de vital importancia conocer que para cada uso existe una composición específica de NBR y una normativa de aplicación. Si trabajamos con gas elegiremos una junta que cumpla con las normas internacionales y resista la acción del gas; si precisamos trabajar con agua, elegiremos una junta que sea apta para el consumo humano; si trabajamos con aceites tendremos mucho cuidado de que la junta resista aceites y grasas.

Las juntas tóricas de EPDM (etileno, propileno y dieno) son de aplicación específica para agua, ya que ofrecen mejores resultados que el NBR estándar y resisten mejor la temperatura. No son adecuadas para trabajar con aceites y grasas, ya que se verían afectadas por los mismos, aumentando considerablemente su volumen.

Las juntas tóricas FPM-Viton®, son juntas de estanqueidad que se usan normalmente en servicios de alta temperatura y/o con productos químicos agresivos. De todos los cauchos sintéticos, el FPM-Viton® es el más resistente a hidrocarburos tanto alifáticos, aromáticos como clorados.

Las juntas tóricas de silicona se utiliza en muchas aplicaciones e industrias en todo el mundo, incluyendo: arandelas y sellos para electrónica, equipos eléctricos y equipos de procesamiento de alimentos; sellos de conectores eléctricos; sello meteorológico de recinto eléctrico automotriz; recintos eléctricos al aire libre; recintos de telecomunicaciones celulares al aire libre; sistemas de purificación de agua; sellos de equipos médicos, entre otros.

La junta plana, normalmente de sección rectangular, se caracteriza por ejercer la función de estanquidad entre dos elementos de forma perpendicular en lugar de radial. Normalmente no está sometida a ningún tipo de esfuerzo dinámico, bien sea de rotación o longitudinal. Las precauciones en su uso se limitan a efectuar un montaje centrado y a una buena selección del material en función de la aplicación.

Diferentes medidas de la Junta tórica

Los O-Rings vienen en variedad de tamaños y las métricas de las juntas tóricas generalmente se definen por una referencia estándar que tiene que ver con la dimensión interna por la sección transversal, que pueden ser tanto en milímetros como en pulgadas.

Las tolerancias varían según el uso y tamaños no estándar. También están disponibles o pueden fabricarse para garantizar un ajuste óptimo, siempre y cuando no se perjudique a la capacidad de estanqueidad de un sistema.

Otro elemento a tomar en cuenta es la utilización de Cintas de PTFE. Son cintas ideales para el sellado de uniones roscadas que tienen una resistencia buena a las rasgaduras. La cinta es químicamente inerte y sella la mayoría de tuberías roscadas metálicas y de plástico.

Las juntas de estanqueidad son imprescindibles para una instalación perfecta al permitir evitar por completo el riesgo de fuga de fluidos.

Nuevo llamado a la acción